h1

Inmenso poder

septiembre 21, 2006
 
Sus apariciones son diversas, pero siempre súbitas y en la mayoría de los casos, inesperadas.
Puedo estar "perfectamente" ubicada en mi actualidad personal, en uno de esos escasos momentos en los que los recuerdos no son protagonistas de mi pensamiento y mientras camino por la calle hablando de los temas que me ocupan recientemente, surge en forma de plastilina. Inmediatamente me recorre un escalofrío nervioso idéntico al del primer día de preescolar. Entonces me siento ilusionada pero asustada porque no sé qué me voy a encontrar en ese colegio extraño lleno de niñas que no conozco.
Quizá entro en una librería y cuando me acerco a las baldas que contienen revistas, sale de ellas en forma de barniz que lustra sus páginas. La sensación de ser la nueva becaria que aporta su opinión sobre el diseño del último número se apodera de mí como si no hubieran pasado dos años desde que dejé de trabajar en la revista.
Más terrible es aún si alguna prenda de ropa o un frasco de colonia lo sacan a pasear por la casa para avivar el recuerdo de mi abuelo, que parece volver a estar en el salón, en el pasillo, en su habitación… y me llena de una tristísima nostalgia.
Claro que yo también puedo jugar con él. Puedo volver a una de las tardes de rondalla en el colegio si lo busco en una cuerda de laúd, o volver a tener diez años si consigo que se desprenda de algún muñeco que conservo de esa época o abrir una caja de peladillas para que liberándolo viaje a la casa de mis abuelos en Valladolid. 
Los diferentes periodos de tiempo, marcados por diferentes maneras de sentirme ante la vida, no los delimitan los días, los meses o los años, sino los olores. Me hacen consciente de que las vivencias y los recuerdos se alejan según pasa el tiempo sólo en la teoría, porque en la práctica son susceptibles de ser activados en el momento menos esperado gracias a la fragancia que desprende un objeto, persona o lugar.
Emociones superadas, sentimientos enterrados o personas supuestamente olvidadas se actualizan en cualquier instante en la mente si el olor con el que lo relacionaba está cerca.
 
Anuncios

2 comentarios

  1. Muy curiosa es esa sensación de flashback ocasionada por un olor concreto, a mi suele también ocurrirme. Otros flashbacks muy guapos son los que surgen de la música, a mi el flashback musical me transporta durante más rato que el oloroso, supongo que debido a la duración de la canción frente al olor pasajero.


  2. Otro tema apasionante el del poder evocador de la música, desde luego…



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: