h1

Dawson’s end

enero 24, 2007

 

No se te ocurra engancharte a una serie.

Jamás te hagas asiduo de una de estas diabólicas sucesiones de capítulos, que en mayor o menor medida intentan imitar a la vida en algunos casos y a los largometrajes cinematográficos en otros.

Menos si la serie en cuestión te ofrece unos personajes con los que te identificas o que por uno u otro motivo te resultan entrañables o interesantes.

En ningún caso si las historias que cuenta incluyen temas que consideras relevantes en tu vida y que por tanto te gusta ver tratados en la pantalla.

Si encima la maldita elegida transcurre en sitios que te gustaría visitar (pero te consuelas con ver), si el vestuario te resulta agradable, si la fotografía te encanta ¡o incluso el color!… abandona tu afición. Puede resultar aún más peligrosa si cuenta con una mimada producción o un ritmo que cubre toda la gama de tempos,  si combina la velocidad de las escenas frenéticas con la calma de planos-contraplanos inusualmente pausados, que permiten el óptimo avance de elaborados diálogos, sin prisa, permitiendo al espectador disfrutar de la intensidad de la emoción del momento.

Nunca sigas alguna de estas malvadas que encima vaya a resultar longeva, que durante numerosas temporadas te permita entrelazar tu vida con su ficción, que se prolongue durante años y te engañe para que creas que siempre te acompañará y seguirá compartiendo contigo sus historias y amenizando parte de tus días. Puede que tú mismo te ocupes de hacerla durar lo máximo posible prolongando así la espera del temido final.

Y en ningún caso te dejes llevar especial y personalmente por alguna de las tramas o subtramas. No permitas que la magia de esas escenas te transporte ni te emocione intensamente.

Porque las muy ingratas se terminan. Y aunque lo sepas, tus expectativas pueden verse insatisfechas. Porque consciente o inconscientemente sabes cómo quieres que termine ésta, tu serie favorita. Y puede no terminar así. Y puede que todos esos fallos argumentales que hasta ahora perdonabas porque quedaba tiempo para solucionarlos, ahora sean definitivos. Y así se queda. No hay más. Puedes cambiarlo todo en tu cabeza, pero no es lo mismo.

La pena por su desaparición te hace desear no haberla terminado o puede que ni haber comenzado a verla. Imagina el efecto demoledor de la película con el final más conmovedor que recuerdes y multiplícalo por cien o doscientos o cuantos sean los episodios y temporadas de que conste tu serie. Difícil de soportar.

Y ahora no me hagas ni caso. Porque ese riesgo, sin duda, merece la pena.

What we have goes beyond friendship, beyond lovers. It’s forever. You and me, always. Always

Anuncios

11 comentarios

  1. Y tanto que merece la pena, que uno no puede negarse un placer por temor a acabar perdiéndolo…


  2. jeje veo que hay otra dawsonadicta.

    Yo ya pasé la enfermedad hace tiempo.

    En especial desde que empezó a emitirse en canal+ hace unos 9 años o más, para luego ir esperando a que diesen las nuevas temporadas, y terminar la serie vía Internet.

    Es una serie cojonuda, que ha enganchado a muchos espectadores y que siempre apetece volver a ver.

    Aunque con el paso de los años uno pierde esa adicción, que retoma con series como LOST que el próximo miércoles vuelve a las andadas, y que por supuesto el jueves (si Internet lo permite) podré volver a disfrutar en casita.

    Volviendo a Dawson, gran reparto.

    Lo mejor también, su banda sonora.

    Recuerdo que conseguí el primer cd y hasta que apareció el volumen 2, pasó bastante tiempo.
    Si no recuerdo mal, el primero me lo pasaron porque lo compró un amigo en USA.

    POSIBLE SPOILER PARA MENTES ÁGILES.

    Que finales nos deparan las series eh, jeje, aunque Pacey es un tío cojonudo y si te paras a pensarlo, siempre ha sido más simpático, vivo y divertido que Dawson, que por el contrario siempre estaba amargado y haciendo el tolai.

    🙂 Y pensar que Joey está casa con Tom Cruise jeje.


  3. Conocí “DC” por un anuncio en C+ que me llamó muchísimo la atención y gracias a una amiga que lo grababa conseguí ver algún capítulo.

    Después comencé a grabarlo en La 2 por las mañanas y las dos últimas temporadas las he visto a través de Internet.

    En mi caso, la enfermedad como tú la llamas, es bastante grave, porque no ha habido después ninguna serie que llene su espacio. Y porque he tardado 9 años en verla entera, así que digámoslo así, me he acostumbrado a su compañía.

    La BSO realmente buena y si sólo conoces los dos CDs “oficiales”, te recomiendo las recopilaciones de música que han hecho los fans (los encuentras en el E-mule) de las seis temporadas. A destacar la música compuesta especialmente para la serie, las piezas de Adam Fields.

    ¡Así que tú eres un PJer! Yo soy DJer hasta la médula 😛 Aunque Joshua Jackson me gustaba antes de conocer “Dawson crece”, de hecho era el único al que había visto en papelitos de niño en algunas pelis 🙂


  4. PD: No me gusta que Katie sea conocida por esa boda excéntrica, por esas muestras de ¿cariño? públicas y por haber perdido la relación con sus amigos desde que conoció a Cruise, actor que por otra parte no me desagrada.


  5. Lo mejor que ha hecho esa señora es tener contacto con Cruise…qué mas quiere esa tía…incluso los lerdos de Warner se dieron cuenta casi a tiempo de que no es actriz, que es muy mala


  6. Por muy mala actriz que sea Katie y muy buen actor que sea Cruise, eso no cambia el hecho de que dice mucho (y nada bueno) de él que ella dejara automáticamente de relacionarse con sus compañeros de la serie (y otros muchos colegas de profesión) desde el momento en que el fanático éste se cruzó en su camino.


  7. pues yo no veo que egolatra cruise sea mucho mejor actor que ella actriz…


  8. A mí tampoco me parece tan descompensado, pero es para no dar motivos al clan “Odio-a-Katie-Holmes” con los que justificar que Cruise sea un impresentable.


  9. Pues sí, engancharse a una serie es lo peor que puede hacerse. Pero qué bien que se pasa. Algunas tramas televisivas son mejores que las de muchas pelis, y si no que se lo digan a Perdidos, 24, Heroes y un montón de series más. Debo reconocer que hace años, en mi adolescencia, me enganché a Dawson Crece. Es una verdad inconfesable, pero ya con 22 años para qué tener vergüenza en admitirlo.
    En cuanto a lo de Muerde el ladrillo, correré a verla de nuevo para analizar a la chica que se asustaba. Gracias por este nuevo apunte y a ver si me pongo en contacto con Manuel para que informe sobre su otro proyecto, porque me tiene desinformado. Muchas gracias.
    A más ver, G.


  10. Aunque no me lo hubieras dicho, con esta entrada habría adivinado que eres DJer jajaja.

    Dedo darle toda la razón a AL cuando más arriba ha dicho “aunque Pacey es un tío cojonudo y si te paras a pensarlo, siempre ha sido más simpático, vivo y divertido que Dawson, que por el contrario siempre estaba amargado y haciendo el tolai.”

    ¡Amén! jajaja

    Fdo: Una superfanática de Pacey.


  11. Me encanta esta serie, me hubiera gustado ser parte del equipo ….de preferencia la protagonista jeje no pido nada , buen gusto Lauriux!

    por Miriam enero 27, 2007 at 1:49 am

    Gracias por tu visita y por tu comentario. Espero q que realices mas visitas y dejes plasmado lo que tus teclas deseen.

    Besos.

    por Carmen febrero 9, 2007 at 12:47 pm



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: