h1

Dreaaaaam, dream, dream, dream

marzo 2, 2007

 Intentaba cruzar todo el mar que hay desde la playa de Los Peligros hasta El Puntal y mi primera intentona era fallida y agotadora, así que después optaba por una moto acuática en la que iba muy segura, de pie y a toda velocidad, al estilo en que navega Drew Barrymore en Mad love mientras la espía Chris O’Donnell. Al llegar allí, que no era una playa sino una extraña población de construcciones diversas, una familia estaba esperándome muy ilusionada. El hijo pequeño estaba deseando bailar conmigo. Y otro montón de gente me lo pidió después. No sé por qué ni cuándo pero de repente estaba abrazando fuerte y largamente a mi profesor de solfeo.

__________

Inmensas riadas recorrían violentamente las calles destrozando y deshaciendo cada casa y cada cosa de la ciudad. Desde mi ventana podía ver cómo a unos pobres obreros les ordenaron arreglar una pared prácticamente deshecha. Ponían parches, cemento, intentaban mantenerlo en pie pero era imposible. La casa se caía al igual que todo lo demás. En la TV, un programa musical en el que cada uno tenía que seleccionar qué canción le emocionaba más de entre tonadas relacionadas con la infancia de la gente. Como si lo de fuera no estuviera ocurriendo.

__________

En una casa llena de gente que me resultaba familiar por algún motivo desconocido, Cybill Shepherd aparecía como la Maddie Hayes de Luz de luna y era una privilegiada a la que los demás miraban con envidia y recelo. Un sanguinario violador llegaba y aunque todos trataban de huir de él, conseguía atrapar a Maddie y llevarla a algún sitio para hacerle daño. Cuando la volvíamos a ver, tenía destrozado, o más bien desaparecido, gran parte de su busto. Había agujeros transparentes en lugar de su hombro y pechos. Parecía una imagen de ciencia ficción. Pero la llevaban enseguida a un lugar milagroso y especializado en restituir carne humana. La conectaban a un aparato eléctrico con terminales que tenían la forma de las partes del cuerpo que la faltaban. Así que la ordenaban sacudirse para que la carne que la quedaba tomara la forma de la máquina. Lo hizo y al retirarse el aparato, volvía a tener todo el cuerpo y ninguna marca del sanguinario ataque.

En un bosque repleto de los animales más difíciles de encontrar en Cantabria, unos cuantos observábamos siendo conscientes de que no podíamos acercarnos demasiado ni interactuar con los animales. Pero cuando un perezoso se acercaba andando lentamente ante las miradas atónitas de quienes allí estábamos, una chica psíquicamente deficiente, con gafas y en camisón se acercó a él sin ningún miedo. El perezoso se puso en pie y él y la chica se abrazaron cariñosamente. Aunque los perezosos me parecen unos de los animales más desagradables, aquel contacto me resultó envidiable.

Anuncios

2 comentarios

  1. La verdad que están bastante interesantes…sobre todo lo de la deficiente con el perezoso. Que bizarrismo onírico, se podría hacer buenos audiovisuales con estas cosillas.


  2. Anoche mismo:

    Estoy en la habitación de Somo, conmigo están Nán, el Payaso Iñigo y Rubén liándola. Estamos jugando a la play a un juego de baloncesto nba o algo así. Es bastante cachondo. Yo le digo a Nán que hay un tío en santander que es clavado al puto Jean Renó. El payasito, en su línea, no sabe quién es Jean Renó y le decimos que joder, el del profesional, y luego yo pienso que los ríos de color púrpura es peor de lo que parece.



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: