h1

Chiquitina fuiste ayer

agosto 31, 2007

untitled.jpg

Vaya por delante que lo mío no son los programas de corazón, al menos los que actualmente se exhiben por TV, quien me conoce puede suscribirlo. Pero que conste también que no tengo nada contra ellos ni contra la gente a la que le gustan, a no ser que me impongan su visionado, claro.
 
Además, el motivo por el que no los veo es porque no me interesan los personajes cuyas vidas se retratan normalmente, que si me interesaran, seguramente los vería. En cualquier caso, hay muchas maneras de combatir la soledad, y quien esté libre de miserias, que escriba el primer post.
 
Hay ocasiones en las que son precisamente los espacios televisivos tomateros los que hablan y entrevistan a exfamosos olvidados, grandes en su tiempo e insuficientemente valorados en la actualidad, para los que no hay hueco en otros programas.

Y casos como el reportaje de ayer sobre Pepa Flores consiguen mantenerme delante de la TV durante sus largas horas de duración. No es que Hormigas blancas descubriera mucha información sobre Marisol ni que yo vaya a considerar dogmas de fe las palabras de personas que se dedican al despellejamiento ajeno. Pero siempre es de agradecer que se dediquen horas de programación (¡2 programas de 4 horas!) a estrellas que se lo merecen. La conclusión final, tras la segunda parte de su vida, -la Pepa mujer-, la semana que viene.

Para mí, ella lo merece. No sólo por haber sido la pizpireta y resuelta rubita que desde los 12 años protagonizaba musicales a la española, sino además, porque su trayectoria profesional es completa, su talento, innegable, su voz, cálida y desgarrada, su físico, impresionante, su sencillez, manifiesta.

Ver una imagen de Pepa en movimiento, ya sea actuando o cantando, es una inyección de vitalidad. Saber de su ansia de privacidad y anonimato, una reconciliación con el género “famoso”.

Además, siempre me han fascinado los fenómenos musicales que se mantienen frescos en el tiempo, que no pasan de moda y a los que se puede volver sin peligro de decepción. Claro, que así es como la veo yo…

Anuncios

2 comentarios

  1. Yo lo que siempre he admirado de esta mujer es su imperturbabilidad a los intentos de meterla de nuevo en este mundo. Eso es coherencia y lo demás son tonterías.


  2. me encanta lo que has escrito!! eres un fenómeno y estoy completamente de acuerdo contigo, a mi tambien me gusta la pepa, la mujer y la persona 🙂



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: