h1

Boxear contra la vida

septiembre 2, 2007

foto de lagape en 2/09/07 

Yo la había fichado en un capítulo de Boy meets world, en el que si no recuerdo mal interpretaba a una madre soltera de la que se enamoraba Eric.

Pero su consagración fue gracias a la interpretación prodigiosa y deslumbrante que regaló en Million dollar baby. Más tarde (aunque fuera anterior) me emocioné, sufrí y lloré con Boys don’t cry y desde entonces está en mi lista de favoritas.

_______________________________________________________________

Boxear contra la vida

Million dollar baby

Sobria y dura pero repleta de humanidad. Así es la vigésimoquinta película de Clint Eastwood como director.

Para quienes el tema del boxeo es un punto negativo a la hora de ponerse delante de una cinta deben saber que el sangriento deporte sirve en este film, sobre todo, para vehicular la historia de dos seres desarraigados, solos y que gracias a este juego encuentran un motivo para su existencia.

Acompañada inevitablemente de la violencia, uno de los temas recurrentes del director, y elemento intrínseco al boxeo, Million dollar baby nos cuenta la historia de Maggie (Hillary Swank), una chica de clase baja que quiere salir de su triste vida dedicándose a lo único que la apasiona: boxear. También la de Frankie (Clint Eastwood), un entrenador despojado de todo menos de su capacidad de formar a luchadores de boxeo, con una llamativa resistencia a ponerlos en riesgo en competiciones de alto nivel. Un gimnasio, un antiguo campeón (Morgan Freeman) y jóvenes variopintos que entrenan diariamente en el primero constituyen el punto de partida de la película.

Amenizados con continuos toques de humor asistimos al progresivo y dificultoso acercamiento entre Frankie y Maggie, que consiguen paralelos logros profesionales y personales cuando forman un tandem perfecto y encuentran en el otro una familia. Pero el director norteamericano logra encoger el corazón de los espectadores con su crudo retrato del durísimo mundo, sin permitirse caer en soluciones al uso ni concesiones a lo desagradable.

Million dollar baby nos regala maravillosas interpretaciones, tanto de los dos protagonistas como de los secundarios. Freeman constituye un excelente refuerzo interpretativo además de suponer un apoyo en su cercano personaje.

Sin artificios, con el tema de la soledad hiriendo durante sus más de dos horas de duración y aún así un canto a la justicia y al afán de superación, a la lucha contra y por la propia vida.

Anuncios

2 comentarios

  1. Ya sabes lo que opino de Boys don´t cry… sobre million también lo sabes pero merece la pena repetirme porque creo que es una de las mejores pelis de los últimos años (de las que yo he visto). Es una pena que no quieras ver el resto de este gran director, pero deberias.


  2. El resto: todas excepto “Mystic river”, “Los puentes de Madison”, “Millon dollar baby” y “Sin perdón”, creo que son todas las que me pueden gustar de Eastwood, motivo por el que no dejo de considerarle uno de mis contemporáneos favoritos.
    Las suyas que me gustan, me GUSTAN.



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: