h1

Los amos de la oscuridad

septiembre 11, 2007

Por las noches se opera un fenómeno en la ciudad cuya percepción del mismo varía mucho según se forme o no parte de la fiesta nocturna del día en cuestión.

Los amos de la oscuridad son los dueños de la ciudad sin luz del día en las vísperas de festivo. Uno puede ser temporalmente amo de la oscuridad si sale de fiesta y sobre todo si se vuelve a casa a las tantas de la mañana. En este caso no hay problema, se siente uno seguro al amparo de la clase dominante.

Pero la situación cambia radicalmente cuando no se forma parte del jolgorio y se ha de compartir espacio y tiempo con ellos. Si se viven esas horas de retirada desde fuera, uno se convierte automáticamente en antagonista de la banda. El gesto sereno, el andar firme y la ropa recién sacada del armario son características contrarias a las de lo amos de la oscuridad, con su expresión perdida, pasos titubeantes y vestuario manchado tras varias -y diversas- copas. Esos rasgos delatan. Y parece existir una rabia unilateral hacia ellos por parte de los nocturnos.

Últimamente y tras varias experiencias nefastas en mis encuentros con alguno de esos ejemplares a horas intempestivas, cuando trataba de desplazarme por la ciudad, me encuentro inevitablemente buscando para esos movimientos la hora en la que caduca el reinado de los amos de las oscuridad, la hora en la que ya no son la especie predominante, en la que puede que sigan pululando, pero la masa de gente que comienza su día y no lo continúa sin prisa por terminarlo, es ya más poderosa que ellos.

Odiosa amenaza, que cada vez más es, tristemente, miedo.

foto de lagape en 11/09/07

Foto: Cigüeñas en Gramedo (Palencia), by Suspe

Anuncios

2 comentarios

  1. Excelente y poetica la forma de narrar y describir a esa “tribu” urbana.
    Luego están los amos de la noche (the warriors) pero es otro tema.

    Yo a esos que tu describes los veo como zombis, actuando por impulsos ademas de su demacrado aspecto físico.


  2. Creo yo que la organización de la noche es más o menos así: de 10pm a 12am, los comunes de juerga (empleados en busca de un olvido redentor de tanta esclavitud); de 12am a 2am,los juerguistas más serios, los consumidores de drogas duras, etc. De 2am en adelante, los esperpentos. Las horas se acaban a las 6am, cuando la pobre gente común y trabajadora, además de los estudiantes, salen a la calle a cumplir con sus obligaciones y la suspensión de la realidad, que es lo que le da poder a estos “amos de la noche”, se rompe y aparece algo así como una conciencia culpable. Uno puede encerrarse a seguir de fiesta o volver a dormir la mona, pero la coexistencia entre la gente común y los juerguistas se vuelve imposible. Con los delincuentes los horarios son los mismos, aunque durante el primer periodo (10pm etc)lo que hay son depredadores, que van en disminución hasta la hora de los esperpentos, donde estos dos tipos humanos se hermanan: esperpento dipsomaníaco y esperpento criminal.



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: