h1

With Zumzumegui in my dreams

junio 25, 2008

Termino la jornada matinal a las 14.00 y cuando estoy a punto de irme y cerrar con llave la oficina, llega una señora que trabaja cerca y me pide un ordenador para transcribir un montón de papeles porque el suyo no funciona. Así que accedo y la dejo copiando sin parar en el ordenador de mi jefe y con la puerta de la oficina abierta.

Cuando vuelvo por la tarde al trabajo, me cruzo con Zunzunegui en el Pasaje de Peña y me saluda entre simpático y despistado, mientras se marcha a toda prisa. Se estaba despidiendo de Zumalde, que se dirige a la peluquería regentada por gays que está pegada al portal de mi edificio.

Una de dos. O mi oficina está en el despacho del Departamento de Audiovisual de la UPV-EHU o el despacho de Zumalde está en el Edificio Simeón, porque mi destino, entrando por el portal del trabajo, es su despacho. Para preguntarle dudas sobre una imagen que quiero analizar semióticamente y teniendo clarísimo que hablando Zumalde habla al mismo tiempo Zunzunegui, que está dentro de él y me explicará temas de Sociosemiótica desde dentro del cuerpo de su discípulo.

La imagen que quiero analizar es un cuadro fascinante y Zumalde y yo nos quedamos mirándolo un buen rato. Él me indica que me fije sobre todo en los espacios vacíos y en el encuadre y me da otro montón de pistas que apunta en una hoja que luego hace desaparecer.

Le digo que me acompañe a la oficina para enseñarle lo que llevo hecho por el momento, pero cuando llegamos, ahí sigue la señora de antes copiando sin parar. Eso nos coarta.

Le digo que echo en falta la universidad y él me dice que me contaría muchas cosas personales pero que no lo hará por si me da por el periodismo rosa. Y yo le replico gritando “¡Puaaaj!”. Y vuelve a su despacho flanqueado por dos chicas despampanantes que no paran de pedirle que les hable de El crimen de Monsieur Lange.

Anuncios

4 comentarios

  1. Esto no se si es un sueño, una pesadilla o un relato gore


  2. Aunque en los sueños suele suceder que salga gente que conocemos con atributos y formas de ser diferentes a la realidad, aaquí has clavado la realidad. Zunzunegui con su puñetera semiótica y Zumalde yendo de mariconeo y expresando lo mismo que Zunzunegui, ni más ni menos.

    Lo que si veo alterado es lo de que unas chicas despampanantes le vayan a preguntar a Zumalde. Quedaría más propio un par de tipas con pelos en el escote y que voten a la ETA. Les atrae Zumalde por su rollo juvenil intelectualoide y su actitud “parecequesémuchoperomislagunassonbastanteimportantes”.

    De cualquier modo, que precisión a la hora de recordar las ensoñaciones. Yo apenas soy capaz de rememorar algún retazo suelto y sin sentido.


  3. TE lo has inventado seguro.


  4. Ni una palabra está escrita sin que la haya recordado como parte del sueño



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: